Alga Chlorella

alga chlorellaEL ALGA CHLORELLA, SUMAMENTE EFICAZ PARA DESINTOXICAR EL ORGANISMO

Son cada vez más los expertos que consideran la diminuta alga chlorella un alimento fundamental por ser fuente natural de proteínas, vitaminas y minerales, por ser el organismo conocido con la mayor concentración de clorofila y por contener los llamados factores de crecimiento de la chlorella, fitonutrientes que la hacen única. Pero también por sus innegables propiedades terapéuticas para estimular el crecimiento y regeneración celulares, fortalecer el sistema inmune, proteger de los radicales libres, mejorar la digestión y -lo que parece ser su mayor virtud- desintoxicar el organismo de metales pesados, dioxinas, quimioterápicos, etc.

La literatura científica dice que la chlorella -del griego chlorós, “verde”, y del latín ella, “cosa pequeña”- es un alga esférica de agua dulce, unicelular, de color verde y unas seis milésimas de milímetro de diámetro (tamaño similar pues al de un glóbulo rojo). Y aunque no fue descubierta hasta 1890 por el microbiólogo holandés M. W. Beijernick su origen se remonta a hace más de 600 millones de años lo que la convierte en una de las formas de vida más primitivas del planeta y, según algunos, en la primera planta verde que apareció sobre la Tierra. Según las investigaciones la clave para que haya podido sobrevivir a los profundos cambios -incluso cataclísmicos- de la Naturaleza y mantenerse en su forma original está en la extraordinaria dureza de su membrana celular -que protege su integridad genética frente a agresiones de todo tipo-, en su enorme potencia vital y en su habilidad para reproducirse gracias a unas sustancias nutritivas promotoras de su propia salud que se denominan factores de crecimiento de la chlorella y que tienen gran interés por su utilidad terapéutica en humanos.

Cabe agregar que aunque existen varias especies de este alga la que contiene estos factores en mayores cantidades es la chlorella pirenoidosa que sólo en Japón -principal productor mundial- consumen desde hace años millones de personas.

LA “CÉLULA VERDE”

“La chlorellapodría ser el antídoto perfecto para algunos de los problemas de salud causados por los alimentos refinados, las dietas deficientes en nutrientes y nuestro ambiente tóxico”.  Así lo afirmaba en el reportaje que sobre el tratamiento ortomolecular del cáncer escribió en el nº 52 de la revista José Ramón Llorente, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Ortomolecular (léalo en nuestra web: www.dsalud.com) para quien la clave de su reconocida eficacia terapéutica reside en su riqueza de nutrientes. Veámoslos:

-Proteínas.

Los aminoácidos que las componen forman parte -en distintas combinaciones- de la estructura del cerebro y otros órganos, músculos, neurotransmisores, sangre, piel, colágeno, hormonas, enzimas, células defensivas, etc. Ni que decir tiene, por tanto, que ingerir cantidades suficientes de proteínas es fundamental para mantener una buena salud y evitar, por ejemplo, la falta de energía, la fatiga, la pérdida de elasticidad de la piel, las dolencias de los huesos, etc. Pues bien, desde finales de la década de 1930 se sabe que la chlorella contiene casi un 60% de proteínas de alta calidad biológica siendo su contenido proteico mucho mayor que el de la soja, el atún o la carne de vaca, ejemplos reconocidos de alimentos ricos en proteínas. Es más, contiene todos los aminoácidos -incluidos los llamados esenciales que es necesario obtener a través de la dieta- en proporciones equilibradas.

-Clorofila.

Cada vez más expertos coinciden en señalar que las causas ocultas de muchas dolencias -incluido el cáncer- hay que buscarlas en la infinidad de sustancias tóxicas, pesticidas, dioxinas, radiaciones, metales pesados, etc., que contaminan el entorno y acaban envenenando nuestro organismo. Y para evitar la absorción de tan nocivas sustancias, prevenir sus efectos y promover su rápida y efectiva expulsión fuera del cuerpo lo oportuno es tomar alimentos que sean ricos en clorofila. Pues bien, el alga chlorella es el organismo conocido con mayor concentración de esa sustancia. De hecho es entre 5 y 10 veces mayor que la de cualquier otro alimento lo que ha propiciado que algunos la llamen “la célula verde” por su pequeño tamaño e intenso color.

Además, la clorofila -muy rica en carotenoides- es el único sistema natural existente que a través de la alimentación puede transmitir al ser humano la energía procedente del sol. Una vez en el organismo la clorofila activa las enzimas imprescindibles para una adecuada asimilación de los nutrientes y para su combustión proceso que permite convertirlos en energía. Además se da la circunstancia de que las células de la clorofila son idénticas a las de los glóbulos rojos con la salvedad de que la molécula de hierro de la sangre humana es de magnesio en las plantas. Similitud que la convierte en un excelente tónico para la sangre. También, como veremos más adelante, se le reconocen otras propiedades entre las que destaca su extraordinaria capacidad para depurar y desintoxicar el organismo.

-Vitaminas y minerales.

El alga chlorella contiene cantidades muy significativas de vitamina C, betacaroteno (provitamina A), vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6 (piridoxina), B9 (ácido fólico) yB12, vitaminas E, H (biotina) y K, colina, inositol y ácido paraaminobenzoico.

En cuanto a los minerales su composición incluye fósforo, potasio, magnesio, zinc, hierro, calcio, manganeso, cobre, yodo y cobalto (siendo su alto contenido en hierro y zinc de gran importancia nutricional para los vegetarianos). Pues bien, algunos estudios científicos han revelado que el alga chlorella contiene más betacaroteno, vitamina B1, ácido fólico y calcio que las espinacas, el brócoli, la zanahoria o el maíz dulce.

-Ácidos grasos.

De los ácidos grasos que contiene este alga casi el 80% son de tipo insaturado y, por tanto, beneficiosos para la salud.

Cabe agregar que además de proteínas, vitaminas, minerales, clorofila y ácidos grasos hay que añadir un fitonutriente que sólo se encuentra en la chlorella pirenopidosa. Se trata de los factores de crecimiento de la chlorella, un complejo de ácidos nucleicos y aminoácidos que acelera el crecimiento de las propias células del alga y a los que se considera un elemento imprescindible para que la planta se mantenga viva y sana. Esos factores se encargan de producir nuevas células de chlorella durante su proceso de crecimiento y reproducción. A este respecto hay que aclarar que mientras los animales y otras plantas se reproducen por fisión binaria este alga se divide en cuatro nuevas células cada 16 o 20 horas y según han dejado claro las investigaciones esa tremenda fuerza vital le es conferida por dichos factores de crecimiento. De ahí que en humanos se haya comprobado que su consumo resulta efectivo para estimular el desarrollo en niños y atenuar los efectos del envejecimiento en adultos ralentizando su proceso, como veremos a continuación.

AYUDA A CRECER, DESINTOXICA, ESTIMULA LAS DEFENSAS… 

Los primeros estudios sobre la chlorella se pusieron en marcha hace más de un siglo y desde entonces su número se ha multiplicado, especialmente a partir de la década de los 60 del pasado siglo cuando empezaron a publicarse los resultados que llevarían a considerarla un alimento realmente saludable. En la actualidad se considera probada su utilidad en la prevención y/o tratamiento de numerosas dolencias (vea el recuadro adjunto). Los expertos destacan las siguientes propiedades:

-Estimula el crecimiento.

Hace más de cincuenta años un científico del Centro de Investigaciones Científicas de Tokio (Japón), el doctor Fujimaki, consiguió aislar de la chlorella una sustancia rica en ácidos nucleicos a la que denominó factor de crecimiento de la chlorella porque comprobó que se trataba de una sustancia físicamente activa que favorecía el crecimiento de la propia planta. Así que decidió probarla en el laboratorio en ratas, conejos y pollos observando que al cabo de un tiempo su peso y tamaño se duplicaban respecto a los animales del grupo de control. El siguiente paso fue probarlo en niños y los resultados fueron similares.

Además de favorecer el crecimiento infantil se comprobaría luego que el alto contenido en ácidos nucleicos de la chlorella fortalece el sistema inmune y ayuda al organismo a recobrar la energía, rejuvenecer la piel y retrasar el proceso de envejecimiento además de ayudar significativamente en la evolución de dolencias como la artritis, la pérdida de memoria o los estados depresivos, entre otras.

-Potencia el sistema inmune.

Numerosos experimentos -llevados a cabo principalmente en Japón y Estados Unidos- demuestran que la chlorella estimula la formación de células defensivas además de la producción de glóbulos rojos. En concreto favorece la producción de linfocitos T y B encargados de destruir bacterias, virus, hongos y otros microorganismos patógenos que pueden provocar enfermedades. También refuerza la actividad de los macrófagos y contribuye a la producción de interferón lo que supone una notable ayuda en casos de cáncer.

-Protege contra los radicales libres.

Además de comportarse directamente como un antioxidante y eliminar los radicales libres que podrían generar graves daños en el organismo el betacaroteno que contiene este alga posee la capacidad de disipar la energía del oxígeno singular e impedir así que se generen más radicales libres. De hecho existe -según diversos estudios- una más que evidente relación inversa entre algunos tipos de cáncer y la ingesta de betacaroteno. El resto de sustancias antioxidantes que contiene – como las vitaminas C y E- contribuyen a potenciar esa labor protectora.

-Mejora el funcionamiento del aparato digestivo.

La chlorella mejora la función estomacal y el peristaltismo intestinal –lo que ayuda a combatir el estreñimiento- y estimula el crecimiento en el intestino de bacterias aeróbicas benéficas promoviendo de esta forma la salud de todo el organismo ya que las mismas combaten infecciones, neutralizan los efectos de sustancias tóxicas o potencialmente nocivas y fabrican parte de la vitamina B12 que nuestro cuerpo necesita (esta vitamina colabora con el ácido fólico en el mantenimiento de la salud celular, entre otras funciones).

-Desintoxica el organismo.

Además de estimular la formación de glóbulos rojos, tonificar la sangre, mejorar la respiración, participar en el buen funcionamiento del sistema hormonal, acelerar el proceso de curación de heridas y quemaduras, servir como desodorante, fortalecer los dientes, eliminar el sangrado de las encías y reforzar el sistema inmune el gran aporte de clorofila que supone la ingesta de esta alga contribuye a limpiar el intestino y a purificar la sangre y el hígado de forma muy efectiva. Pero si alguna propiedad se le reconoce especialmente es la de depurar y desintoxicar el cuerpo de metales pesados como el cadmio, el uranio, el mercurio o el plomo y de dioxinas, pesticidas, herbicidas, quimioterápicos, radiaciones, etc. Este extraordinario efecto se atribuye, por un lado, a la clorofila que contiene y, por otro, a la singular estructura de su membrana celular cuya capa más externa (tiene tres) está formada por una sustancia carotenoide polimerizada que logra absorber y almacenar el elemento tóxico para después eliminarlo del cuerpo.

Además se ha comprobado que…

…protege el sistema cardiovascular, purifica la sangre, regula la presión sanguínea y disminuye la tasa de colesterol “malo”.

…estimula la regeneración de las células, contribuye a la reparación de los tejidos y es un excepcional cicatrizante. …aumenta la producción de glóbulos rojos -lo que beneficia a las personas con anemia- y ayuda al transporte de oxígeno a todos los tejidos del cuerpo, especialmente al cerebro. …atenúa los síntomas de las reacciones alérgicas. …mitiga los nocivos efectos de la quimio y la radioterapia. …es alcalina y ayuda a equilibrar el pH. …aumenta el rendimiento físico y deportivo. De hecho el Comité Olímpico Internacional (COI) avala que mejora las marcas obtenidas por los deportistas y reduce su tiempo de recuperación. …fomenta el buen funcionamiento metabólico general.

VERDURA DE AGUA DULCE

Mencionábamos al comienzo de este texto que una de las razones por las que la chlorella ha sobrevivido inalterada desde el periodo pre-Cámbrico hasta nuestros días es la extraordinaria resistencia de su membrana celular que protege con éxito su estructura orgánica. Pues bien, esa misma virtud encierra una dificultad para su consumo ya que la hace especialmente difícil de digerir por el aparato digestivo. Por tanto el primer paso para poder beneficiarse de los nutrientes de esta “verdura de agua dulce” es destruir su potente membrana. Y a intentar conseguirlo han dedicado sus esfuerzos -con mayor o menor fortuna- laboratorios de todo el mundo. Y hasta donde hemos podido saber de todos ellos el único que garantiza eliminar el 95% de esa barrera celular es el laboratorio japonés Sun ChlorellaCorp que cultiva la chlorella en contenedores de agua dulce situados al aire libre en la zona Este de la isla de Java (Indonesia) y que desde hace casi 40 años tiene patentado el método -conocido como Dyno-Milli- que  consigue hacer el alga completamente digerible. Sin usar productos químicos, enzimas o calor, procedimientos que si bien se han mostrado eficaces no llegan a los porcentajes de éxito del sistema nipón.

Tan efectivo método es muy parecido al que se emplea para pulverizar leche. En este caso se centrífuga el alga a altísimas velocidades y se la somete a distintos niveles de presión -más o menos intensa- que acaban por hacer estallar la membrana que la cubre. Después se seca, se  pulveriza y se introduce en cápsulas o se la compacta hasta formar pequeñas pastillas que son las dos formas más habituales de comercializar la chlorella. En fin, los expertos no dejan de sorprenderse de que un alga que sólo puede observarse al microscopio pueda ofrecer tantos beneficios para la humanidad. Originalmente estudiada como remedio para paliar la hambruna que siguió a las dos contiendas mundiales por su alto contenido en proteínas hoy se ha convertido en uno de los mejores complementos alimenticios naturales que pueden encontrarse en el mercado y muchos expertos no dudan en definirla como un alimento en sí mismo, indispensable para mantener la salud en estos tiempos tan contaminados.

L. J.


Propiedades terapéuticas

El alga chlorella es:

-Alcalinizante.

-Antialérgica. -Antibacteriana. -Anticancerígena. -Anticatarral. -Antidepresiva. -Antienvejecimiento. -Antioxidante. -Antitumoral. -Antivírica. -Cardioprotectora. -Cicatrizante. -Depurativa. -Desintoxicante. -Desodorante. -Digestiva. -Elimina el sangrado de las encías. -Estimula el crecimiento en niños. -Estimula el hígado. -Hipocolesterolemiante. -Inmunoestimulante. -Funguicida. -Mejora la respiración. -No tóxica. -Potenciadora del rendimiento físico. -Purificadora. -Reconstituyente. -Regeneradora de células y tejidos. -Reguladora de la presión sanguínea. -Tónica.


Indicaciones

En la actualidad la chlorella se está empleando para el tratamiento de:

-Alergias.

-Anemia. -Artritis. -Cáncer. -Candidiasis. -Depresión. -Dolencias gástricas. -Estreñimiento. -Fibromialgia. -Gingivitis. -Gripe. -Halitosis. -Heridas. -Hipertensión. -Infecciones en general. -Intoxicación por metales pesados. -Pancreatitis. -Pérdida de memoria. -Piorrea. -Problemas intestinales. -Quemaduras. -Resfriados. -Síndrome de fatiga crónica. -Síntomas de la menopausia. -Úlceras dérmicas. -Úlceras estomacales.

Fuente: dsalud.com

 

Share