Alga Espirulina

spirulina

El alga Spirulina es probablemente el alimento sobre el que más investigación se ha llevado a cabo en el último medio siglo. Y todo para que, al final, la ciencia reconociera lo que ya sabían los pobladores de las zonas del planeta donde llevan siglos consumiéndola: que se trata de un alimento no sólo seguro para el consumo humano sino que, además, es muy adecuado por su gran cantidad de nutrientes esenciales proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos.

Con frecuencia, los descubrimientos científicos se deben a la observación cuidadosa de lo que había estado siempre a la vista. Y eso es lo que ha ocurrido con el alga spirulina. Este alimento es consumido desde hace siglos por millones de personas en todo el mundo pero sólo cuando la duda sobre la conveniencia o inconveniencia de su consumo prendió en las mentes científicas se inició el estudio sobre laspropiedades nutricionales de las que hablaba la tradición. Entonces la ciencia reconoció que, además de ser uno de los alimentos más antiguos del mundo, la spirulina puede convertirse en el alimento del futuro. Actualmente su producción es muy limitada -unas 4000 toneladas al año- pero este alga ambientalmente deseable e increíblemente nutritiva podría ser explotada para paliar el hambre en el planeta y sin los nocivos efectos secundarios que afectan a la Tierra como resultado del cultivo intensivo. Además puede ser un superalimento muy especial para el ganado -pollos, cerdos, ganado e, incluso, en piscifactorías- evitando así la utilización de piensos con aditivos químicos inconfesables: dioxinas, clembuterol, formol, hormonas, antibióticos, piensos con transgénicos, etc.

LA SALUDABLE SPIRULINA

Como decimos, ya las primeras investigaciones confirmaron que el consumo de spirulina es inocuo. Estudios posteriores descubrieron que, además, en esta alga se encuentra una concentración de nutrientes muy superior a la observada en ninguna otra especie vegetal lo que le valió el calificativo de “superalimento”. De ahí que empezara a cultivarse en diversos países industrializados que carecían naturalmente de ella. En España el desaparecido Instituto Nacional de Industria (INI) llegó a un acuerdo inicial en 1979 con la empresa norteamericana Proteus Corporation a fin de cultivarla en 1982 en la Costa del Sol -proyecto para el que se contrató al científico español Antonio López Román- pero el asunto no terminó cuajando entonces por falta de la inversión necesaria. Una circunstancia que llevaría a este experto Profesor que acababa de pasar 5 años investigando las propiedades del alga spirulina en el Departamento de Ciencias Ambientales y Medicina Biológica de la Universidad de California a constituir una empresa para su comercialización en nuestro país. Nacía así Laboratorios Oikos en 1981.
¿Y cuáles son los nutrientes de la spirulina? Pues la ciencia ha establecido que en ella podemos encontrar:

Proteínas y aminoácidos: su contenido en proteínas es, por término medio, superior en un 65% al de cualquier otro alimento natural, incluidas las levaduras, la soja, el pescado, la carne magra o el huevo cocido. De hecho, bastan 36 gramos (4 cucharadas colmadas) pata satisfacer el 100% de las necesidades diarias de aminoácidos esenciales de un adulto medio. Y hay más: en la spirulina están presentes todos los aminoácidos esenciales y no esenciales conocidos. Asimismo, tiene la ventaja de que sus proteínas son de fácil digestión y asimilación por el organismo humano. Algo especialmente importante para quienes padecen de mala absorción intestinal.

Vitaminas: la spirulina es el alimento más rico en betacaroteno o provitamina A pues en su composición se ha encontrado una concentración de esta sustancia 10 veces superior a la hallada en la zanahoria. Es también la fuente más importante de vitamina B12 y aporta cantidades considerables de B1 (25% de la dieta diaria recomendada) y B2 (30%). Su contenido en estas vitaminas es muy superior al de cereales, frutas, verduras y ciertas semillas.

Minerales: también es el alimento más rico en hierro que se conoce, incluso veinte veces más que otros considerados como fuentes de este mineral. Por ejemplo, 10 gramos de spirulina aportan 15 miligramos de hierro, el 80% de la dieta diaria recomendada. Además, este hierro se absorbe hasta dos veces mejor que el que se encuentra en los vegetales y en la mayor parte de las carnes. Por otro lado, en la spirulina también hay importantes concentraciones de calcio y magnesio y carece casi por completo de sodio por lo que es apropiado para quienes estén siguiendo regímenes hiposódicos.

Lípidos o grasas: el contenido de los lípidos y grasas buenas (ácidos grasos esenciales) de la spirulina es sólo de entre el 4 y el 7%, muy inferior al de las demás fuentes de proteínas alimenticias. Diez gramos de esta alga tienen sólo 36 calorías y prácticamente nada de colesterol. Además, casi la totalidad de las grasas que contiene son saludables: ácidos grasos esenciales del tipo Omega-6, onagra y borraja.

Hidratos de carbono: la spirulina contiene entre un 15 y un 25% de azúcares por lo que proporciona energía rápida sin sobrecargar el páncreas ni desencadenar hipoglucemia.

Cabe añadir que los expertos en nutrición afirman que la spirulina es ideal en programas de ayuno o de eliminación de toxinas porque permite ayunar al tiempo que el cuerpo recibe la energía y los nutrientes esenciales necesarios.

EL ALIMENTO DEL FUTURO

La spirulina, al no ser productor ningún país de la Unión Europea, es hoy en su totalidad importada como alimento o como producto dietético en forma de comprimidos, cápsulas o en polvo y se puede conseguir en España en farmacias, herbolarios y tiendas de dietética de medio mundo. Sin embargo, es en nuestra cultura occidental, sobrealimentada con productos insanos y poco nutritivos, donde esta fuente de nutrientes y salud está siendo especialmente demandada como complemento alimenticio.
Son tan grandes los beneficios para la salud del consumo de esta alga, tan bajos sus costes de producción y tan alto el rendimiento de sus explotaciones que los expertos no dudan en afirmar que estamos ante uno de los superalimentos del futuro.

¿Qué es la spirulina?

La spirulina es una primitiva alga unicelular cuya historia se remonta a unos 3.500 millones de años por lo que es una de las plantas más antiguas del mundo. De hecho, es el descendiente inmortal de la primera forma de vida fotosintética de la Tierra. Este alga es tan pequeña que se necesita un microscopio para ver sus filamentos ramiformes, de un milímetro de longitud y sólo una célula de anchura. Crece espontáneamente en lagos salados o alcalinos –principalmente en el lago Texcoco de Méjico y en el Lago Chad, situado en el país africano del mismo nombre- en los que las condiciones existentes impiden el crecimiento de la mayoría de los demás organismos. Esto le convierte en un producto “limpio” ya que en las aguas alcalinas hay muy pocas bacterias. Así, el número de éstas presentes en los productos de spirulina –que no reciben más tratamiento que el secado- es insignificante.

Una cucharada al día

Las que reseñamos son algunas de las ventajas que, según los expertos, se pueden obtener de tomar spirulina diariamente:

-La abundancia de proteínas y de vitaminas del complejo B la convierten en un complemento muy importante para mejorar el valor nutritivo de la dieta.
-Por su elevada concentración de betacaroteno ayuda a corregir las alteraciones de la vista provocadas por carencia de vitamina A.
-Es, junto con la leche materna, el principal alimento que contiene cantidades apreciables del ácido graso esencial gammalinolénico (GLA), que interviene en la regulación de toda la red hormonal.
-El consumo de spirulina multiplica la población de lactobacilo, un microorganismo intestinal que mejora la digestión, la absorción de nutrientes, protege de infecciones y estimula el sistema inmune.
-Una cucharada al día basta para resolver la anemia ferropénica, la deficiencia mineral más común del mundo.
-Facilita la eliminación de toxinas, reduce el riesgo de desarrollar cáncer y facilita la recuperación tras periodos de malnutrición.

 Fuente. dsalud.com

Share